Pasó los 600 minutos sin convertir: El análisis de la derrota ante Newell's

Imagen: Prensa Estudiantes.

Imagen: Prensa Estudiantes.

El Pincha cayó 1-0 en su visita a la ciudad de Rosario. Por primera vez en lo que va de la Copa Diego Maradona, el equipo de Leandro Desábato no mereció quedarse con las manos vacías y se mostró entero a pesar de la desventaja en el marcador. "Es un momento duro, pero después de lo que hizo el equipo en el segundo tiempo vamos a seguir", sostuvo el entrenador albirrojo minutos posteriores al pitazo de Néstor Pitana que marcó el final del cotejo.
 
Iván Erquiaga quedó desafectado en la antesala al choque debido a una infección en el muslo derecho. El Chavo, quien había pensado una defensa conformada en su totalidad por los jóvenes de la categoría 1999, debió involucrar a Leonardo Godoy en el equipo titular y, por consiguiente, fue Facundo Mura quien hizo las veces de lateral izquierdo. A pesar de la leve modificación a minutos del inicio del cotejo, el entrenador albirrojo mantuvo el esquema que había planificado durante la semana: 4-4-2.
 
Los primeros minutos arrancaron favorables para el equipo visitante, que realizó un gran despliegue físico y optó por recuperar rápido la pelota en la salida del conjunto Leproso. Sabiendo que a Kudelka, entrenador de Newell’s, le gusta que su equipo tenga con claridad y tranquilidad la pelota en el sector defensivo, el Pincha adelantó sus líneas y asfixió en los últimos metros del campo. Ángel Gonzalez fue el acompañante de Gaspar Di Pizio ('00) en la delantera, aunque por momentos el ex Godoy Cruz se acopló a los mediocampistas para constituir una línea de cinco en la mitad del terreno. Nazareno Colombo ('99), con envíos largos buscando a los extremos, tuvo un rol importante durante todo el juego. Cuando Estudiantes no encontraba una salida limpia en los pies de David Ayala ('02), de otra gran actuación, era el defensor central quien salteaba líneas e intentaba lastimar con balones a espaldas de los laterales de la Lepra.
 
Iván Gómez y Lucas Rodríguez, dos baluartes de la categoría 1997, estuvieron en la mitad de cancha. El volante central conformó la dupla junto a Ayala, aunque por momentos se posicionó por delante del nacido en Berazategui, con el objetivo de desprenderse del sector central y poder asociarse con García o González. En el caso de 'Tití', Desábato lo pensó ocupando una posición por detrás de los delanteros y le otorgó libertades para moverse en el frente de ataque.
 
En el primer tiempo el Pincha tuvo la pelota y llegó en varias oportunidades al arco defendido por Macagno, aunque en ninguna de ellas pudo tener la claridad necesaria como para marcar el primero de la tarde. Newell's juntó las líneas, hizo corta la distancia entre el arquero y González, el más adelantado del equipo, y mostró transiciones rápidas cuando recuperó el balón.
 
Para disputar la segunda mitad, con la urgencia de revertir el resultado, Leandro Desábato mandó a la cancha a Darío Sarmiento ('03) en lugar de Iván Gómez y dispuso el ingreso de Leandro Díaz por Gaspar Di Pizio, quien a pesar de su buena predisposición y de su incesante despliegue, se vio anulado por Gentiletti y Guanini, que triunfaron en prácticamente todos los duelos mano a mano.
 
Los cambios le sentaron bien al Pincha, que arrancó el complemento sometiendo a su rival contra uno de los arcos del Coloso Marcelo Bielsa. Fue David Ayala quien quedó como único volante de contención, Sarmiento ocupó un lugar en el sector derecho del mediocampo y Leandro Díaz se paró entre los centrales del local. Así las cosas, Estudiantes paró un 4-1-4-1, que por momentos, con las subidas de Sarmiento y de González, se transformó en un 4-3-3.
 
En el mejor momento del visitante, agobiando a su rival y llegando, aunque sin tanta claridad al arco de Newell's, Manuel Guanini vio la tarjeta roja y el Pincha disputó la mitad del complemento con un hombre de más. En búsqueda de la igualdad, Desábato dispuso el ingreso de Carlo Lattanzio (’97) en lugar de Facundo Mura. El equipo acorraló a la Lepra y apostó, más que nunca, a los destellos de calidad de Darío Sarmiento para finalizar las jugadas con una multitud de futbolistas albirrojos en el área. El joven de Florencio Varela sacó a relucir su jerarquía y gracias a él, el Pincha pudo ilusionarse con empatar el cotejo. En relación a la ausencia de Sarmiento desde el arranque en Rosario, Desábato explicó: "Darío no puede completar los partidos. Por eso siempre lo pensamos como una variante para el segundo tiempo. Esta vez entró con el partido cuesta arriba, pero lo hizo de buena manera".
 
Los últimos minutos lo tuvieron al Pincha como protagonista y a los futbolistas de Newell's agobiados, producto del cansancio de jugar más de veinte minutos con un hombre menos. Estudiantes, a pesar de la iniciativa y de buscarlo hasta con Mariano Andújar, que subió al área rival en los últimos dos tiros de esquina, volvió a quedarse con las manos vacías. El equipo mostró rebeldía y luchó con sus armas hasta que Pitana culminó el encuentro. Los números hablan por sí solos: en el ciclo Desábato, que lleva ocho encuentros, todavía no pudo ganar; en el 2020 obtuvo un solo triunfo (ante Unión, en febrero, en el Estadio Jorge Luis Hirschi); continúa siendo el único equipo de la Copa Maradona que no pudo anotar al menos un gol; y, de siete encuentros disputados en lo que va del certamen, empató dos y perdió cinco.

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4692
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636