'Beto' Infante y el fútbol infanto-juvenil en La Plata

Crédito: Carlos Cermele (Diario Hoy) 1997.

Crédito: Carlos Cermele (Diario Hoy) 1997.

Por Nicolás Carena (@10Nico7)
 

Excelso centrodelantero, séptimo goleador en el profesionalismo argentino, se probó en Gimnasia, hizo juveniles en el Pincha, y trabajó en fútbol juvenil platense
 
Era tan delgado que no lo admitieron en las infantiles triperas. A sus 15 años, deslumbró a ‘Mocho’ Viola y Atili, delegados de inferiores Pinchas, quienes gestionaron ante su padre Antonio, italiano y gimnasista, su aprobación para incorporarlo a las filas albirrojas: fue campeón de Quinta y de Cuarta División (jugó también como marcador de punta y wing derecho) y, en tres años, debutó en Primera.
 
Campeón de las copas Escobar 1944 y Copa de la República edición 1945, es el segundo artillero estudiantil en la era rentada, jugó en la Selección y FIFA lo reconoció como inventor de la rabona.
 
Nacido en La Plata en 1924, amaba tanto a su ciudad como a su familia. Como ‘Tito’, uno de sus hermanos, jugó en el club Gütenberg. “Era fanático del tango, admirador de Discépolo, Gardel y Mariano Mores. Le gustaba mucho el vino: en la casa tenía una puertita secreta que ocultaba un espacio lleno de damajuanas”, contó su nieto José Ignacio.
 
Sobre su estilo de juego: “En un partido de Quinta agarró la pelota en la mitad de la cancha, la llevó haciendo jueguitos de cabeza y, como no le salía alguien, llegó al área, la bajó, le pegó y fue gol. Siempre fue centrodelantero, pero le gustaba mucho atajar: fue al arco en Primera contra Racing porque el arquero Ogando se había lesionado. El Dr. Emmerich, su amigo, lo comparó con el ‘Ogro’ Fabbiani cuando jugaba en Newell’s: goleador, de gran calidad y muchos goles de cabeza. Por lo que me contaron, me hizo acordar a Raúl (González Blanco) porque, además, era delgado y hacía muchos goles picándola, salvo que Raúl era zurdo”.
 
En su casa no tuvo problemas cuando dejó el colegio teniendo segundo grado, una cuestión no tan inusual a comienzos de los 30’s: “Era un desastre en el colegio”, admitió su nieto. Lo reconocían propios, como Ernesto Sábato, confeso hincha pincharrata, y extraños, tal el caso de Roberto Fontanarrosa, quien lo incluyó en un relato de su libro ‘No te vayas, campeón’.
 
Sobre el retiro en el Lobo, José Ignacio arguyó una promesa de su abuelo al entonces presidente Mens Sana: “Estudiantes era el club que amaba. Que le recriminen que fue a Gimnasia, le dolía. La razón fue una promesa que le había hecho a su íntimo amigo, el doctor Laureano Durán, quien le había prestado dinero durante el Mundial de Suecia. Cuando le quiso devolver la plata, el entonces presidente tripero se negó a aceptarla y le pidió que cuando no juegue más en Estudiantes, vaya a Gimnasia por un año y luego tome las divisiones inferiores”.
 
Allí inició su periplo como entrenador en juveniles de Gimnasia, luego Estudiantes (en ambos llegó a ser DT interino de Primera), tuvo su propia escuela formativa de fútbol en el Colegio Corazón (57 y 9) y fue seleccionador de infantiles en Luz y Fuerza. “Entendía la diferencia de un jugador en desarrollo a uno profesional. La escuela de Estudiantes siempre destacó eso. El ‘Narigón’ decía que no importa ganar, sino que los chicos aprendan y enseñarles a jugar. Sé que dirigió al ‘Tecla’ Farías y Julián Camino, entre los más destacados”.
 
Fue padre de María Eugenia, Gabriela y José Luis, y “era un fenómeno, no podía haber una bronca, con él era todo risa, de tomarle el pelo a hijos y nietos, de darte mucha confianza. Le podías decir lo que quieras que se iba a reír y retrucar”, recordó José Ignacio, quien está produciendo un documental sobre su abuelo. En 2008 ‘Beto’ Infante se convirtió en leyenda y dejó en La Plata, la ciudad de la nunca se quiso ir, un legado personal tan grande como su exquisitez futbolística.
 

Comentarios

Unite a la conversación

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Por favor completa con las palabras que ves, no te preocupes si no entiendes todas las letras, usa alguna similar.

Directores y responsables periodísticos: Gonzalo Plotycia y Francisco Julián Clavenzani - Registro de Propiedad Intelectual 5279499 - Edición Nº 4483
[email protected] La Plata - Argentina Calle 6 Nº 636